La agricultura intensiva podría ser la solución al reto alimentario